Abono Casero Marihuana

Cómo Engordar los Cogollos en Floración naturalmente

blog web autocultivo mariguana marihuanas

Luego de tres semanas de empezar el período de 12 horas, las plantas han alcanzado su tamaño más alto en la etapa de floración. Las plantas de Cannabis dejan de crecer y de estirar sus ramas y concentran toda su energía en engordar los cogollos de marihuana naturalmente. Es en este momento cuando más primordial se provoca que les echemos una mano: verdaderamente, la floración es el instante estrella para los abonos y aditivos, dado que las plantas van a agradecer de enorme manera ese aporte plus que les dejará asignar sus sobrantes de azúcar a un más grande engorde de las flores y por consiguiente a una cosecha más abundante y compacta.

En esta etapa, las plantas requieren abono de floración, que tiene dentro dosis aumentadas de fósforo y potasio, los dos elementos cruciales a lo largo de la floración, dado que son los “materiales de construcción” con que la planta va a conformar sus cogollos y estructura. Además, todas las considerables marcas de abonos integran en sus gamas el aditivo PK 13-14, fósforo y potasio para un aporte plus de estos dos elementos. El PK 13-14 puede suministrarse desde el inicio de la floración, al inicio en dosis muy pequeñas (0,25 ml. por litro) para ir creciendo paulativamente (0,75 ml. por litro en la tercera semana y de esta forma sucesivamente). Además se puede aguardar a la cuarta semana, que es cuando verdaderamente se desarrollan los cogollos, y proporcionarles de manera directa una dosis alrededor de hasta 1,5 ml. por litro, más bien depende de la concentración del producto, ya que bloombastic con 0.5 ml/l vamos sobrados. En todo caso, las marcas indican en sus envases las dosificaciones insuperables.

Evidentemente, el inicio de que es preferible quedarse corto que pasarse todavía tiene plena vigencia en floración, por la simple razón de que es más simple arreglar un inconveniente de carencia que uno de sobrefertilización. Hay que estar alerta, porque las pretenciones de las plantas cambian durante la floración, por eso hay que adaptar bien las dosis. Sólo algunas de las variedades de marihuana florecen igual, ni tampoco todos los ejemplares dentro de una diversidad. Algunas plantas desarrollan muy de manera rápida sus cogollos a lo largo de las primeras tres-cuatro semanas, en tanto que otras se desarrollan de forma explosiva algo después.

como engordar los cogollos en floracion

utopia

Si nos nos encontramos quedando cortos con el alimento, lo que se descubre de forma sencilla por las manchas amarillas de las hojas, una satisfacción ligera y confortable es dar de comer a la planta por medio de las hojas, por medio de pulverización, pero sin mojar los cogollos para evitar hongos. Se prepara la alimentación nutritiva como siempre, pero en lugar de suministrarla en el agua de riego, la pulverizamos sobre la planta. Esto estimula una absorción “de choque”, eficaz, que también no cambia el pH del medio, pero no debe hacerse por sistema, sólo como remedio de emergencia. Una enorme virtud de este sistema es que nos dejará corroborar de manera rápida si hemos diagnosticado bien el inconveniente de la carencia, dado que las hojas reaccionarán muy rápidamente a esta forma de nutrición. Si hacía falta preciso nutriente, las plantas deberían estar otra vez verdes al día siguiente de alimentarlas por pulverización por medio de las hojas. En floración es primordial tener a mano nutrientes particulares, como nitrógeno, fósforo o calcio, para lograr arreglar algún carencia sin sobrefertilizar a la planta con los otros elementos de un abono. Un buen engorda cogollos casero natural como la receta que tenemos en la web te irá bien.

Hay varios cultivadores que interrumpen totalmente la nutrición en las últimas dos semanas o dos semanas y media. Algunas plantas acumulan extenso tiempo los nutrientes a lo largo de la floración y por eso no requieren más alimento, además del que indudablemente va a existir aún en el medio si habéis entregado las dosis correctas a lo largo de las primeras semanas. Se tienen la posibilidad de proveer, eso sí, estimuladores de floración y el mejor revienta cogollos.

En caso de que cultivéis en hidroponía, se puede dejar de dar de comer a las plantas sólo cinco días antes de la cosecha, porque con estos sistemas las plantas culpan de manera muy ligera la privación de nutrientes. Si en esta ultima etapa las hojas empiezan a amarillear por carecer de alimento, no les preocupéis: en esta situación es algo positivo, porque las plantas están utilizando sus últimas reservas de comestibles, enviándolas hacia los cogollos, y si asimilan todas las reservas acumuladas de los abonos, esto repercutirá favorablemente en el gusto de la hierba.

semillaslowcost-movil

CONTROL AMBIENTAL EN LA ETAPA DE FLORACIÓN

Aparte de controlar la nutrición, es requisito que a lo largo de la floración redoblemos la atención hacia el control del clima. tan sustancial como la nutrición plus es una aceptable ventilación. Para conformar cogollos enormes, las plantas requieren un aporte reforzado de CO2 a lo largo de las horas de luz y es primordial que el aire circule y se renueve. Los invernaderos y armarios de cultivo tienen la posibilidad de tener agujeros en su parte de abajo, por los cuales entra aire cargado de CO2, y este aire se saca más adelante, cuando el CO2 fué absorbido por las plantas, por medio de un extractor ubicado lo verdaderamente arriba viable. Además tienen la posibilidad de utilizarse intractores para ingresar aire abundante en CO2 (aparte te sugerimos la oportunidad de usar tabletas de CO2, que se han consagrado como medio muy efectivo y barato de poder floraciones realmente explosivas). No está para nada de más la utilización de ventiladores, dado que las plantas agradecen que el aire se mueva y circule por el espacio de cultivo, y además nos asisten a evadir un elevado incremento de la temperatura. En verano, etapa de floración, las plantas tienen la posibilidad de enfrentar las temperaturas altas sin inconvenientes, pero la temperatura de los armarios de cultivo no debería sobrepasar la del exterior.

Aparte del aire y la temperatura, debemos estar preocupados desde luego de la humedad. Si en la etapa desarrollo decíamos que la humedad alta es muy efectiva para el avance de la planta, en floración debemos tener precaución, dado que los cogollos son un imán para hongos y plagas de toda clase, y nada hay que les agrade más a estos que la humedad. Repetimos: si en desarrollo nos viene bien una humedad en torno al 80 por ciento, en floración no deberíamos sobrepasar el 50 por ciento. Para tenerla dominada, lo destacado es usar un termohigrómetro que nos diga dónde nos situamos y para reducirla tenemos la posibilidad de agregar ventiladores, incrementar la capacidad de los que ya poseemos instalados o bien valernos de deshumidificadores.
Hablando de plagas, hay que tener en cuenta la oportunidad de rociar los cogollos con pesticida de manera preventiva. Comunmente, la etapa crítica de la floración se coloca entre la tercera y la quinta semana, cuando los cogollos dan su primordial “estirón”, y este es el instante más arriesgado en lo que tiene relación a las plagas. Hasta la tercera semana se puede gestionar un pesticida sin más grande inconveniente, pero en la quinta semana ya puede ser complicado.

Bien, si todo se hace como es debido, por el momento no nos queda muchísimo más que llevar a cabo excepto ver cómo se desarrollan más y más filamentos blancos, cómo los chicos cogollos crecen unos dentro de otros para conformar muy grandes cogollos densos y apiñados y cómo éstos se van cubriendo más adelante de relucientes gotas de resina cargada de THC, que brilla bajo la luz de los focos y provoca que alucinemos sólo de imaginar lo que nos espera cuando nos los fumemos.

Algunas marcas de abonos desarrollan potenciadores para proveer a las plantas en las semanas recientes de floración y proporcionarles un impulso plus de desarrollo o aporte de azúcar a los cogollos. Te animamos a que desarrolles tu espíritu científico y pruebes, ya que es la exclusiva forma de conocer: un óptimo cultivador no se queda anclado para toda la vida en fórmulas fijas, sino que deja un margen a la experimentación y a la optimización. Éste es indudablemente el más destacable instante.

 

DIFERENTES TIPOS DE ILUMINACIÓN

Utilizar el tipo de luz correcto para cada circunstancia puede ser el aspecto clave que marque la distingue entre una aceptable cosecha y una pobre. Las plantas usan diversos tipos de luz en sus diferentes etapas de desarrollo, por lo cual utilizar una luz más fría en la etapa vegetativa y más cálida a lo largo de la floración, sin lugar a dudas, va a poder aumentar tus cosechas.

Además, la intensidad de la luz es primordial, asegurándonos de que la máxima proporción de luz viable alcance a la planta sin chamuscar sus hojas. Las luces tipo LED (diodos emisores de luz) o CFL (lámparas fluorescentes compactas) se tienen la posibilidad de ubicar más cerca que las lámparas MH (haluro metálico) y HPS (vapor de sodio a alta presión).

El último aspecto a tomar en cuenta es la duración estimada de tus bombillas. Tras una alguna proporción de horas la lámpara se degrada y si no la sustituyes corres el compromiso de conseguir cosechas inferiores porque por el momento no da el desempeño que debería, o lo que podría ser peor, podría provocar una falta de capacidad que paralelamente podría ocasionar un incendio.

PODAR TUS PLANTAS CON TÉCNICAS COMO EL SOG O SCROG

En los primeros instantes de la etapa vegetativa vas a tener que decidir sobre la técnica de cultivo a utilizar y podar acordemente. Como terminamos de nombrar, la luz es escencial para una aceptable cosecha y una aceptable poda garantiza que la planta reciba toda la luz que requiere para desarrollar cogollos gordos y fuertes.

Para un enfoque Sea of Green, yo sugiero podar las copas para dejarlas todas a la misma altura. No es requisito llevarlo a cabo al milímetro, pero sí confirmarnos de que ninguna cola apical tapa mucha luz a las plantas colindantes. Mientras se hallen en la etapa vegetativa, la poda apical es la apuesta segura. Cuando empieza la floración, por el momento no es una alternativa válida, por eso deberás hallar la altura deseada o cortar el cogollo primordial antes de la transición a esta etapa. Una estatura más o menos traje en todas las plantas dejará que todos sus cogollos apicales reciban el más alto de luz.

Si decidimos utilizar el Screen of Green, sostener una altura homogénea no supondrá un enorme inconveniente, las plantas se desarrollarán bajo una composición que impide que las ramas primordiales con cogollos crezcan hacia arriba. Un corte que es considerable llevar a cabo a tiempo es el primer “topping” del cogollo primordial. Hazlo siempre sobre la misma altura para estar seguro de que las ramas primordiales se logren doblar hacia afuera precisamente en el mismo punto. Ten en cuenta que el tallo primordial además va a seguir creciendo en estatura a lo largo de la etapa vegetativa y también en la floración. Cuando las plantas hayan alcanzado la altura bastante para entrelazarse con la malla de metal las guiarás por medio de ella, vigilando su evolución todos los días. Cuando mires una rama en floración que se sale de la alambrada, colócala otra vez en su hueco, con precaución de no romperla. La virtud añadida de utilizar un sistema ScroG es que todos los cogollos que se amarran a la malla van a recibir la más grande proporción de luz viable y se desarrollarán muy bien. Las ramas que crecen abajo de la red deberan cortarse.

Otro punto a favor de una poda eficiente y bien llevada a cabo es que se va a generar un mejor fluído de aire cerca de las plantas y de los cogollos, haciéndolos menos susceptibles a amenazas como la podredumbre de las flores y diversos tipos de mohos y plagas.

FLEXIONAR LOS COGOLLOS APICALES O SUPERCROPPING

Dicen que al flexionar o apretar las ramas de la cola apical se incentiva el fluído de savia a los cogollos primordiales, por lo cual reciben más nutrientes y les hacen crecer y crecer. Esta habilidad se conoce como supercropping y sólo se puede utilizar a lo largo de la etapa vegetativa de la planta, no lo hagas jamás en la etapa de floración porque esto la estresaría bastante y podría dañar tus cosechas.

Para utilizar el supercropping en una de las ramas de tu planta, ponla entre tu pulgar y tu dedo índice y comienza a apretar sin apretar bastante. De a poco incrementa tu fuerza hasta que escuches un sonido de crujido que te va a indicar cuándo parar. Si se hace de manera correcta la rama debería volver a su posición vertical en unas horas. Pero tienes que comprender que hablamos de una operación muy delicada, ya que romper la rama podría perjudicar seriamente a tu planta y entonces sólo deberían llevarlo a cabo manos expertas.

Una virtud agregada del supercropping es que los cogollos de las ubicaciones inferiores de la planta van a poder recibir más luz de la que recibirían comunmente, porque las ramas perjudicadas formarán un ángulo recto al crecer primero hacia afuera antes de volver a llevarlo a cabo hacia arriba.

PODA APICAL O FIM EN LAS PUNTAS O CABEZAS

La técnica de la poda apical (topping) o fimming es el arte del duplicado. Si se aplica de manera correcta, esto facilita a la planta desarrollar dos o más cogollos primordiales desde un exclusivo tallo, creciendo al fin y al cabo tu cosecha porque los cogollos primordiales son los más pesados.

El topping se ejecuta cortando el último brote de la planta, pero sólo en el momento que está en su etapa inicial. Una aceptable regla para elegir cuándo entrenar la poda apical es aguardar a que la planta tenga por lo menos 3 internodos o pares de hojas. Cuando observes la parte de arriba de la planta en desarrollo, vas a ver un enorme grupo de 2 hojas con otros conjuntos más chicos a su lado. El truco está en cortar el grupo más importante sin perjudicar a los chicos que crecen próximos a él. Estos dos chicos brotes formarán ámbas novedosas ramas donde se desarrollarán los cogollos.

La poda FIM es una técnica sutilmente más complicada, semejante a la poda apical pero con el propósito de hacer no sólo dos, sino múltiples ramas naciendo de un único corte. Dicho corte se efectúa sutilmente abajo de donde practicaríamos la poda apical y además debería perjudicar los brotes laterales , para forzarlos a dividirse además. Es una manera de incitar todavía más el desarrollo del costado, lo que supondrá una cosecha superior.

De nuevo, es una técnica que debe aplicarse a lo largo de la etapa vegetativa de la planta, porque no vás a querer comenzar a cortar cogollos desarrollandose. Cuantas más ramas primordiales tenga una planta, más ramas inferiores (las menos productivas) tendremos la posibilidad de sacar, para redirigir la energía hacia los cogollos con más grande potencial de desarrollo. El topping y el FIM van a través de los procedimientos SoG y ScroG, y controlar todas estas técnicas puede hacer mejor relevantemente el volumen de tus cosechas.

RETIRAR HOJAS VIEJAS O INNECESARIAS Y PEQUEÑOS COGOLLOS

Cuando tus plantas empiezan a madurar y se aproximan a la floración o inclusive al instante de la cosecha, va a dejar atrás algunas de sus antiguas pretenciones y con ellas algunas de sus hojas más viejas. En exteriores lo verdaderamente posible es que se vuelvan amarillas y terminen cayéndose por sí solas, pero cuando se cultiva en interior la humedad y la abundancia de luz les facilita seguir estando intactas. Por eso aunque parezca antinatural cortar las hojas, ya que son los “cuadros solares” de las plantas, en este momento la mayoría de la demanda de nutrientes se satisface por medio del sistema radicular (ya totalmente desarrollado).

Cerca de la sexta semana de floración sería el más destacable instante para empezar a defoliar tus plantas. Eso sí, ten en cuenta de no sacar ninguna hoja cercana a los puntos de floración. Si tapan bastante la luz de alguno de los cogollos primordiales, sencillamente dóblala abajo de la rama o átala al tallo con un trozo de cuerda. Pero tampoco la aprietes en exceso, deja espacio para el tallo se expanda.

Sacar los cogollos chicos que crecen en la mitad inferior o en zonas poco iluminadas de la planta, puede centrar la energía hacia zonas que tienen más grande potencial de producción de cogollos. Sospecho que si una planta sólo tiene una alguna proporción de “energía de desarrollo”, al remover los cogollos chicos estamos seguros de que ninguna de esa energía se desperdicie.

Además de aceptar que los cogollos reciban más luz, además aumenta el fluído de aire cerca de la planta, lo que optimización su resistencia a mohos y plagas.

PROPORCIONAR LOS NUTRIENTES ADECUADOS CON UN BUEN ABONO

La fotosíntesis es el desarrollo por el que la planta se nutre de la energía de la luz, pero algo de asistencia plus podría contribuir a batallar mejor las patologías, crecer más acelerado y producir cosechas superiores. Al dar los nutrientes correctos en el instante exacto, puedes ayudar a que tus plantas alcancen su pleno potencial. No obstante, ten precaución de no excederte, vigila las puntas de las hojas. Si se empiezan a quemar o curvar deberías dejar de abonar e intentar llevar a cabo un lavado de raíces con agua corriente.

En la etapa vegetativa a tus plantas les agrada una conjunción de enormes dosis de sodio, fósforo y potasio, cuyos símbolos químicos constituyen las iniciales NPK que ves en las etiquetas de los fertilizantes y en los packs de sustrato. A lo largo de esta etapa, la planta se enfoca primordialmente en el desarrollo, por eso un abono multiusos o uno concreto para la etapa vegetativa sería lo mejor. En ocasiones tu sustrato ya tiene dentro una concentración considerable de NPK, por lo cual si éste es tu caso, puedes saltarte el primer mes de fertilización. Si no, puedes comenzar a proveer abono cuando las primeras hojas normales se forman y se abren.

En la etapa de floración tu planta va a necesitar una conjunción de nutrientes que tenga dentro valores superiores de fósforo y potasio y inferiores de calcio. Mientras el fósforo impulsa a tus plantas para desarrollar más flores, el potasio les contribuye peso. El sodio podría incitar a la planta a concentrarse más en el desarrollo que en la floración y frecuenta dejar un gusto desagradable cuando no se lavan las raíces de manera correcta antes de la cosecha. Por estas causas sería mejor usar un fertilizante especialmente creado para la etapa de floración.

Lo último que debemos tener en cabeza cuando trabajemos con abonos es el nivel de pH del medio de cultivo que usas. Si el nivel de acidez no es el correcto, los nutrientes no se disolverán de manera correcta y el sistema radicular no va a poder absorberlos. La franja de pH que se requiere para el medio de cultivo de la marihuana forma parte de 6 y 7 para sustrato o 5,5 y 6,5 para fibra de coco y sistemas hidropónicos.

ESCOGER MACETAS DEL TAMAÑO ADECUADO

¿Sabes eso que dicen de que el volumen importa? Bueno, en esta situación el concepto medio es la preferible opción. Elegir el volumen de maceta favorable para tus plantas puede empujarlos a lograr su pleno potencial y a agilidad máxima.

Inclinarse por el tiesto más importante tiene la posibilidad de ser la alternativa lógica, pero las raíces de las plantas tardarían muchísimo más en apoderarse el sustrato y lograr los nutrientes necesarios. Frecuentemente, cuando llega la hora de la cosecha, el sistema radicular todavía no había ocupado toda la maceta al arrancarla y se puede ver que extensas zonas de la tierra no se usaron. Si buscamos la máxima eficacia, se podrían haber cultivado más plantas en el mismo espacio si hubiésemos utilizado recipientes más chicos. Más plantas significan más cosecha, por eso utilizar macetas bastante enormes podría perjudicar a tu producción final.

Elegir un tiesto reducido además puede ser riesgoso, porque no vás a querer que el desarrollo se vea con limite por carecer de espacio para que el sistema radicular se desarrolle. Aunque esto permita ubicar un más grande número de plantas y éstas absorban los nutrientes más acelerado, un sistema radicular poco creado supondrá un serio inconveniente al pasar a la floración. Un desarrollo con limite piensa ramas más pequeñas con menos cogollos y más chicos.

El truco es elegir un deber en relación a la diversidad que estás cultivando. Ten presente que la mayor parte de las cepas de marihuana aún crecerán entre un 40 y un 60% en altura, y sus raíces lo van a hacer en la misma proporción, por eso dales espacio para crecer. Parte importante de las variedades Haze, Kush o híbridas acostumbran tener un lapso de floración más extenso, por lo cual podrían requerir una maceta sutilmente más importante que una cepa Skunk de floración ligera.

COSECHA EN EL MOMENTO JUSTO

Cuando los cogollos crecen y empiezan a desprender olor es hora de comenzar a reflexionar en la cosecha. Pero agarrar los frutos bastante próximamente o bastante tarde puede hacerte perder una cosecha impecable.

Si los cogollos se recogen antes de haber tenido tiempo de madurar, su efecto va a ser el primer aspecto donde verás la distingue, por no comentar del gusto y el perfume. Cuando la marihuana se recopila sutilmente antes de tiempo, frecuenta ocasionar un efecto bastante más de “subidón”.

Cosechar bastante tarde puede provocar una reducción de la capacidad, y el efecto va a ser más relajante y somnoliento. El gusto va a ser mejor que si se cultiva muy próximamente, pero no desarrollará todo su capacidad.

Investigar los tricomas, los minúsculos pelos de los cogollos que tienen dentro la resina, es la manera más óptima de elegir cuándo cosechar. Cuando entre el 50 y el 70% de los tricomas pasaron de ser con transparencia a ser traslúcidos, es el instante oportuno de llevar a cabo la cosecha, si estas buscando un efecto más animado y energético. Si escoges un efecto más relajante, espera hasta que entre el 70 y el 90% de los tricomas se hayan vuelto blanquecinos antes de cosechar.

Consultado: https://www.cannabis.info

semillaslowcost