Marihuana Medicinal

El Cannabis y CBD el mejor tratamiento para la Fibromialgia

blog web autocultivo mariguana marihuanas

Una nueva encuesta de la Fundación Nacional del Dolor sugiere la marihuana medicinal puede superar fármacos disponibles en la actualidad para el tratamiento de la fibromialgia, es decir la marihuana y la fibromialgia son compatibles.

La encuesta , llevada a cabo en línea, preguntó a más de 1.300 pacientes con el trastorno de dolor crónico para evaluar la eficacia de los tratamientos que se han probado. La marihuana medicinal se comparó con los tres únicos medicamentos aprobados por la FDA para la fibromialgia: Savella, Lyrica y Cymbalta.

Sólo el 8% de los pacientes que intentaron Cymbalta y el 10% que intentó Lyrica o Savella encontraron las drogas a ser “muy eficaz” para controlar los síntomas del trastorno.

 

utopia

fibromyalgia-survey-2-04-21

 

Para cada uno de los tres fármacos, más del 60% de los pacientes informó que “no ayuda en absoluto.”

semillaslowcost-movil

Por otro lado, el 62% de los pacientes que trataron de marihuana medicinal pareció que es “muy eficaz”. Otro 33% dijo que “ayuda un poco”, y sólo el 5% consideró que el uso de cannabis para la fibromialgia “no ayuda en absoluto. “

“Me he encontrado nada de lo que ha funcionado para mí, aparte de la marihuana”, explicó un paciente en el estudio. “Nada más que la marihuana medicinal ha hecho el mayor mella en el dolor y los problemas mentales”, escribió otro.

 

La fibromialgia es un trastorno del sistema nervioso central que afecta a 2-4% de la población, predominantemente hembras. Pero aunque los científicos aún rompecabezas sobre la verdadera causa de la fibromialgia, los últimos hallazgos no deben venir como una gran sorpresa.

En un estudio de 2011 realizado por investigadores españoles, los pacientes que usaron cannabis mostraron mejorías en el dolor, la rigidez, la relajación y la percepción de bienestar.

“El consumo de cannabis se asoció con efectos beneficiosos sobre algunos síntomas de la fibromialgia”, anotaron los autores.

Asimismo, una encuesta de 2012 encontró que 1 de cada 8 canadienses que viven con fibromialgia se basa en la marihuana para hacer frente a sus síntomas.

“Creemos que es probable que haya un papel para esa clase de compuestos, los cannabinoides en general”, explica el Dr. Marcos Ware, profesor asociado de anestesia en la Universidad de McGill y co-autor del estudio canadiense. “Es sólo una cuestión de trabajar en cómo eso va a ser puesto en práctica.”

Un estudio anterior por el Dr. Ware y su equipo reveló que la nabilona, una píldora que contiene el ingrediente activo de la marihuana, el THC , podría ayudar a los enfermos de fibromialgia a dormir mejor. Nabilone también se ha demostrado para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de las puntuaciones en los pacientes con el trastorno.

Sin embargo, algunos pacientes prefieren el cannabis natural sobre versiones sintéticas, que se sabe que tienen efectos secundarios más potentes.

“Tengo pacientes con una variedad de síndromes de dolor que han fracasado todos los otros tratamientos y para los que la hierba de cannabis ha sido la única opción razonable de que tienen que controla sus síntomas”, dice el Dr. Ware.

 

Más Información sobre la Marihuana y la Fibromialgia

 

La fibromialgia es una enfermedad con una prevalencia del 4% en la población general, pero que representa el 30% de las consultas de reumatología.

El síntoma principal que la define es el dolor generalizado y especialmente intenso a nivel de la columna vertebral y grandes articulaciones (hombro, rodilla, cadera…); así mismo es importante destacar que los pacientes se quejan a menudo de rigidez, más intensa al levantares, alteraciones del sueño (es característico el sueño fraccionado y poco profundo) y sensación subjetiva de hinchazón en las extremidades que luego no es objetivable a la exploración física ni con las técnicas diagnósticas.

Tampoco es extraño que sus quejas se centren en la sensación de cansancio que dura la mayor parte del día y que empeora con el ejercicio físico así como parestesias (sensación de hormigueo) en las porciones distales de las extremidades como las manos o los pies; no obstante se ha demostrado que la fibromialgia se asocia con mayor frecuencia al síndrome del túnel del carpo.

A pesar de este cuadro clínico tan florido, la exploración física suele ser anodina y sólo merece la pena destacar la existencia de puntos de mayor sensibilidad al dolor en la palpación. Del mismo modo, las pruebas complementarias arrojan resultados normales.

Todos estos aspectos llevan al paciente afecto de fibromialgia a un peregrinaje por los distintos servicios médicos en busca de una orientación terapéutica adecuada que, en muchos casos, les resulta difícil de encontrar. Esta situación es vivida por el paciente con angustia y ansiedad que aumenta la sensación de dolor pero también ha llevado a preguntarse a los investigadores por la existencia de un patrón de personalidad peculiar que condicione la aparición de esta patología, así como su asociación con los factores psicológicos y sociológicos del paciente.

Los enfermos afectos de fibromialgia suelen ser “exigentes, cuidadosos ordenados y muy meticulosos” en todos los aspectos de su vida y también es característico encontrar rasgos depresivos aunque esto último no se sabe si es un rasgo innato de su personalidad o es una manifestación psicológica de adaptación al dolor crónico.

El dolor crónico es una experiencia vital que afecta a toda la esfera psíquica y social del paciente que le lleva a sentir desamparo y desesperanza que está asociado a una resistencia cualquier tipo de tratamiento. Es característico que haya quejas multisistémicas vagas, asociadas a la falta de hallazgos patológicos así como la negación de problemas psicosociales.

Estos pacientes rechazan que su enfermedad pueda tener una base psiquiátrica aunque hay evidencia de que hay un componente psiquiátrico ya que la mayoría de sus síntomas (alteración del sueño, astenia…) son síntomas cardinales de la depresión. Esta enfermedad puede ser considerada cono una entidad clínica del espectro afectivo. Buscando la posible asociación con sucesos que hayan sido traumáticos en la historia biográfica del paciente, se ha podido comprobar que es una entidad más frecuente en aquellos sujetos que han sufrido malos tratos o abuso sexual en la infancia, abuso de drogas…

Sin embargo, no se puede afirmar que la fibromialgia sea una enfermedad psiquiátrica ya que estas asociaciones no aparecen en el 100% de los casos y por tanto, hay ocasiones en las que no se sabe si la alteración psicológica precede a la fibromialgia o son consecuencia de ella.

Lo que sí parece claro es que el dolor crónico tiene un componente afectivo y que está íntimamente ligado con la afectividad negativa como la ansiedad y la depresión.

La vivencia del dolor en la fibromialgia va a depender de las características de la personalidad del paciente; así aquellos pacientes que lo viven con tensión emocional, ansiedad, depresión lo experimentan con mayor intensidad y generalmente no responden al tratamiento farmacológico; por el contrario, aquellas personas que desarrollan conductas adaptativas positivas como la creencia en sus posibilidades para superarlo, se asocian con niveles más bajos de dolor.

 

Como puede ayudar la Marihuana con la Fibromialgia:

 

Dolor crónico: El cannabis ayuda a reducir dolores y molestias causadas por múltiples patologías.

Epilepsia: La marihuana previene ataques epilépticos en algunos pacientes.

Esclerosis múltiple: La marihuana reduce el dolor muscular y los espasmos producidos por esta enfermedad. Asi mismo reduce las molestias al andar propias de estos casos.

La Fibromialgia y la Marihuana 1

Los cannabinoides en el cuerpo disipan la sensación de dolor causada por la fibromialgia

 

Desde que en 1992 se identificó la molécula cerebral natural que enlaza con el receptor de cannabinoides, la anandamina, múltiples investigaciones se han encaminado a investigar las funciones de este transmisor cerebral. Pues bien, según estudio del Instituto de Neurociencias de San Diego, cuando una zona del organismo resulta dañada, los tejidos que le rodean liberan de forma natural cannabinoides. De estos compuestos depende que la sensación de dolor se envíe al cerebro o no. Una importante novedad aportada por este estudio es que confirma que algunos cannabinoides actúan directamente en el sistema nervios periférico y no en el central como se creía hasta ahora. Estos trabajos pueden ayudar a crear analgésicos derivados del cannabis que no tengan efectos psicoactivos.

Los usos terapéuticos del cannabis se conocen desde épocas remotas. Las culturas más antiguas desarrollaron sofisticadas farmacopeas que otorgaban un lugar destacado a la marihuana. Los sintoístas japoneses la llamaron “Mayaku” (“hierba-medicina”).

En la Medicina Tradicional China, el cannabis ha sido utilizado para tratar el paludismo, los constipados, el reuma, los dolores menstruales, las hemorroides y la falta de concentración.

La Medicina Ayurvédica atribuye a la marihuana la capacidad de agilizar la mente, prolongar la vida, mejorar el juicio, bajar la fiebre, inducir el sueño, curar la disentería, mejorar la digestión, afinar la voz, controlar la caspa, evitar enfermedades venéreas, aliviar el dolor de oídos, curar la tos ferina, la tuberculosis, etc.

En las culturas africanas, la marihuana o cannabis se ha utilizado contra la disentería, el paludismo, el ántrax, la fiebre, las mordeduras de serpiente y para ayudar en el parto.

En occidente, autores como Hipócrates, Dioscórides o Galeno han exaltado las virtudes terapéuticas del cannabis en el tratamiento de trastornos del apetito, artritis, reuma, dolores menstruales, insomnio, depresión, como acelerador del parto, antiasmático, como horchata para inflamaciones urinarias, y además, el zumo de toda la hierba, verde, instalado en los oídos, sana.

Se ha llevado a cabo en el Institut de Recerca Hospital del Mar de Barcelona, España, un estudio clínico abierto con 56 pacientes con fibromialgia para investigar los efectos del cannabis sobre los síntomas y la calidad de vida.

La mitad de los enfermos eran consumidores de cannabis y 28 no. Se registró la información sobre el consumo de cannabis en un cuestionario específico, así como los beneficios percibidos con dicha planta para una serie de síntomas mediante escalas analógicas visuales estándar. Tanto los consumidores de cannabis como los no consumidores completaron tres cuestionarios relacionados con los síntomas de la fibromialgia y la calidad de vida.

Después de 2 horas del consumo de cannabis las escalas analógicas visuales mostraron una reducción estadísticamente significativa del dolor y la rigidez, mejoría de la relajación, y un aumento de la somnolencia y sensación de bienestar.

Las puntuaciones sobre salud mental en un cuestionario fueron mejores en los fumadores de marihuana que en los no fumadores. Los investigadores concluyen afirmando que “el consumo de cannabis se asoció con efectos beneficiosos sobre algunos síntomas de la FM. Son necesarios más estudios sobre la utilidad de los cannabinoides en pacientes con FM, así como la implicación del sistema cannabinoide en la fisiopatología de esta enfermedad”.

La Fibromialgia y la Marihuana 1

(Fuente: Fiz J, Durán M, Capellà D, Carbonell J, Farré M. Cannabis use in patients with fibromyalgia: effect on symptoms relief and health-related quality of life. PLoS One 2011;6(4):e18440.)

Variedades que te pueden ayudar en esta patología:

Lo primero recomendamos aceite de CBD al ejemplo de Sativida que podeis ver un su web.

Por ejemplo:

White widow

Industrial Plant

White Rhino

Otras entradas del Blog

semillaslowcost