MarihuanaSemillas de Marihuana

Cannabis Afgano

blog web autocultivo mariguana marihuanas

El cannabis se lleva cultivando en Afganistán desde hace miles de años, hasta el punto en que se han establecido variedades locales características, e incluso en 1926 el botánico ruso Nikolai Vavilov sugirió la existencia de una supuesta subespecie C. sativa var. Afghanica – aunque existe mucha confusión con respecto al lugar que ocupa el cannabis afgano en la nomenclatura.

C. afghanica en taxonomía botánica

Para añadir más confusión al tema, el reputado botánico del cannabis Robert Connell Clarke ubicó a la C. afghanica con las subespecies de C. indica, causando que en ocasiones se la llame C. índica var. Afghanica en la literatura cannábica. Por otra parte, algunos criadores a veces se refieren a las variedades afganas como ruderalis, aunque incluso el cannabis afgano de tipo silvestre por lo general tiene un mayor contenido en cannabinoides que las variedades ruderalis.

Tal vez aún añade más confusión el hecho de que C. afghanica muestra muchas de los rasgos normalmente asociados a las variedades índicas. Las hojas son por lo general muy anchas y de color verde oscuro con reflejos púrpuras ocasionales. El contenido en canabinoides es alto en THC pero también es alto en CBD y CBN, dando lugar a un efecto sedante y soporífero. La planta madura rara vez supera los dos metros de altura y hay poco espacio entre los internodos y las flores densas y ricas en resina.

utopia

Cómo se produce el hachís afgano

El hachís afgano se produce a partir de flores y hojas secas, que se trillan y tamizan para producir un polvo rico en tricomas, conocido localmente como garda. La Garda puede ser de varios grados, desde el más alto o “primero”, que contiene una mayor proporción de resina que de restos de hojas, hasta el “tercero”, que por lo general contiene muchas más impurezas. Esta etapa del proceso la realiza generalmente el agricultor, que luego vende la garda a los productores de hachís.

El hachís se produce a continuación, llenando la palma de la mano con garda, luego se enciende un cerilla para que el polvo se reblandezca y se fusione – a diferencia del hachís marroquí, que por lo general se tamiza y se prensa en seco sin usar calor. Mientras el polvo se funde, el productor de hachís lo manipula y le da vueltas hasta que se forme una bola pegajosa y oscura de hachís. Debido a la cantidad de tiempo que lleva éste proceso, estas bolas de hachís hechas a mano pueden ser bastante caras, sobre todo porque se sabe que su calidad es muy alta.

La industria del cannabis en Afganistán

Afghan Cannabis - 1 - Cannabis production is widespread in Afghanistan, which is the world's largest producer of hashishLa producción de cannabis está muy extendida en Afganistán, que es el mayor productor mundial de hachís.

semillaslowcost-movil

Afganistán ha sido un importante país productor de hachís durante muchos siglos y desde 2010 ha sido el mayor productor mundial de hachís. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), informó que el Estudio sobre Cannabis en Afganistán (2010) estimó que se cultivan en Afganistán hasta 24.000 hectáreas (ha) de cannabis cada año.

Este no es el área más grande del mundo dedicado al cannabis – Marruecos, con alrededor de 47.000 Ha, tiene casi el doble- pero la producción abundante de resina y las cosechas cuantiosas que los agricultores afganos pueden lograr significa que su producción de hachís es excepcionalmente alta. Según las cifras de UNODC, los productores de hachís afgano pueden lograr un rendimiento de hasta 145 kg de hachís por hectárea, en comparación con los sólo 40kg/ha que se consiguen normalmente en Marruecos.

Desde 2008, la atención de gran parte de la población agrícola rural de Afganistán se ha desplazado de la producción de opio al cannabis, ya que supone un riesgo menor, los gastos generales son inferiores y los ingresos netos mayores. Cuesta hasta tres veces más procesar una hectárea de amapola de opio que una de cannabis, los ingresos netos producidos por la primera son sólo 2.005 dólares en comparación con los 3.341 $ que se obtienen del opio. En 2011, alrededor de 65.000 familias cultivaron cannabis, comparadas con las 47.000 del año anterior.

Política relativa al cannabis en Afganistán

A pesar de la prohibición islámica del consumo de estupefacientes, hay una subcultura generalizada tanto del opio como del cannabis en Afganistán que ha persistido a lo largo de siglos. Los talibanes también han sido fundamentales en la – a menudo brutal – represión ejercida sobre la producción y el consumo de drogas, al poner en práctica la prohibición del opio entre 1994 y 2000, aunque se ha extendido la creencia de que las ganancias obtenidas a partir de la producción de hachís de hecho están destinados en parte para financiar al grupo.

Afghan Cannabis - 2 - Packages of Afghani hashish ready for distributionPaquetes de hachís afgano listo para su distribución.

Tras la intervención de EE.UU. en Afganistán, muchos han criticado la nueva manera de enfocar el opio y el cannabis que se ha establecido. En 2009, el Pentágono publicó una lista de objetivos que incluía el nombre de cincuenta señores de la droga afganos de los que se cree que están vinculados con los talibanes, con órdenes de capturar o matar a las personas citadas en el mismo. La atención de los EE.UU. hasta la fecha se ha centrado en el opio, lo que muchos creen que llevó a la transición hacia la producción de cannabis después de 2008. Sin embargo, desde la publicación del Estudio sobre el Cannabis en Afganistán, funcionarios de la ONUDD han declarado que “la reducción de la oferta de cannabis en Afganistán debe tratarse con mayor seriedad, como parte de la estrategia nacional de lucha contra las drogas”. Por lo tanto, es posible que el cannabis en Afganistán reciba una atención renovada por parte de la comunidad internacional en los próximos años.

Otras entradas del Blog

semillaslowcost