Marihuana Medicinal

Antonio Escohotado: el gurú de las drogas

blog web autocultivo mariguana marihuanas

Escohotado es probablemente el filósofo español más reconocido en Europa por su posición a favor de la legalización de todo tipo de drogas. En su juventud, experimentó con todo tipo de sustancias, desde naturales hasta químicas y farmacéuticas, que se suministró con ayuda de anestesistas para no llegar a ingerir dosis letales. Por sus polémicas declaraciones, estuvo detenido en Argentina, tras señalar que sus hijos no probaron drogas hasta los 18 años, pero que si después querían experimentar podían pedirle consejos o probarlas con él.

Después de escribir el libro “Historia general de las drogas” (1989), un texto enorme de tres tomos en el que Escohotado reseña sus experimentos de forma empírica, dedica entre doce y catorce horas a analizar las matemáticas, la física y ahora la economía. “Es la ciencia compleja por excelencia, porque abarca la sociología, la antropología y el derecho. Es, en realidad, una suma de sentido común, experiencia y un poco de teoría. Como las drogas”.

Más que como un “lobista” de las drogas, como lo califican sus críticos, Escohotado se define como un aprendiz de sabio, que de joven quiso ser valiente, pero que con los años descubrió que el acto máximo de valentía era saber… de drogas. Hoy, dice, está abocado a la comprensión del mundo.

¿Ha probado algún producto de manufactura peruana?

utopia

¿Quiere decir cocaína?

Sí.

Las  tres veces que vine al Perú parecía que no existía la cocaína. Ninguno de los amigos con los que yo me relacioné tenía la menor noción de dónde encontrarla. He visto más cocaína en otros países del mundo, en los cinco continentes, que en el Perú.

semillaslowcost-movil

Quizá no tenía los amigos correctos.

Es que tampoco era que anduviera por allí pidiendo.

Tuvo un intercambio de palabras con Martha Meier, ex editora del diario “El Comercio”, a partir de una columna en la que ella lo calificaba de “lobista” de las drogas.

Martha Meier, una señora a la que experiencia no le parece interesante, prefiere hablar de segunda o de tercera mano que de primera. La experiencia es la clave del conocimiento. ¿Dónde has visto un crítico de música sordo o un crítico de arte ciego? Sin embargo, los gurús de la prohibición farmacológica hablan desde la ignorancia, porque pasan su vida repitiendo sermones sin haber probado una sola sustancia.

¿Sigue estudiando las drogas?

¿Consumiendo, quieres decir?

Sí.

Mi ingesta de psicofármacos es muy particular, privada, pero se ha ido reduciendo con los años. El menú de la persona informada, de primera mano, desde la experiencia y el conocimiento, es superior al “menú oficial” que nos imponen los cucufatos. Hoy dicen que el ibuprofeno es venenoso, pero hace veinte años decían que era estupendo. La verdad es que ha habido más cambios en la actitud respecto a las drogas legales que a las ilegales. En el pasado se afirmaba que la aspirina era una cura para  todo,  pero ahora dicen que tiene sus inconvenientes. En cambio, con el opio, la heroína, la cocaína y la marihuana, prácticamente el concepto no ha cambiado, tanto entre la gente que los consume  como entre los que no los prueban pero los satanizan.

¿Es un mito eso de que las drogas son malas?

Qué va, son tonterías enormes, bobadas gigantescas. Hegel fumaba unos petardos de marihuana antes de dar clases, se los mandaba Humboldt desde el Perú. Lo que pasa es que la señora Meier, o sus equivalentes, hablan sin tener el menor conocimiento de causa, como si fuera teología dogmática, pero esto no es teología sino farmacología química. Las drogas fueron inventadas o descubiertas hace miles de años, para que los seres humanos tengamos más conocimiento, más velocidad de pensamiento, más capacidad de estudio, no menos. Pero claro, así como existe el desgraciado que no sabe tomar ni una copa de vino, también está el idiota que no sabe fumar un porro, pero eso no cambia nada. La cruzada contra las drogas es la más delirante empresa que ha emprendido la humanidad desde que se quemaba a unas pobres mujeres acusadas de brujas.

¿Es una cruzada religiosa?

Es una cruzada religiosa y se le pretende dar un barniz científico, pero no hay ninguna conexión entre la biología y el derecho. He tardado veinte años en llegar a estas conclusiones y hablo de primera mano, no por andar repitiendo sermones de segunda o tercera mano.

¿Qué es lo más raro que ha probado?

Los anestésicos mayores: el cloroformo, el éter, el cloral. Hay drogas muy peligrosas porque el margen de seguridad es muy pequeño, y mis investigaciones con barbitúricos tuvieron que ser con pies de plomo. La dosis activa mínima de cloroformo es muy parecida a la dosis letal media. Estas drogas te provocan una resaca dolorosa, fastidiosa, como la de una superborrachera. Es que son megaalcoholes, el éter se obtiene destilando alcohol con ácido sulfúrico y el cloroformo con cal.

¿Qué lo motivó a probar todas estas drogas, poniendo en riesgo su vida?

Porque la experiencia es la madre de la ciencia. Lo otro es cuento chino.

¿Cuál fue su peor resaca?

La de la primera borrachera, la tenemos todos. La cogí con licor de menta, una cosa asquerosa, repugnante, tres días con sabor a menta, por eso nunca más he vuelto a probarlo ni a acercarme. Tendría unos 12 años el día que hice esa típica gamberrada. La muchacha de la casa me decía que no tome tanto, es que estaba tan dulce… que venga, que venga, en un rato ya me caí al suelo, vomitando.

¿La alucinación más potente?

Cuando probé aceite de hachís, en Alemania. Estábamos en un museo y los cuadros se convirtieron en ventanas. Fue la experiencia estética más poderosa de mi vida. Como no nos podíamos mover, salvo por un ligero movimiento de cuello, tuvieron que llegar unos guardias a sacarnos. Estuve delante de un Rubens: “Cristo y la Magdalena”. Me quedé una eternidad, mirando fascinado cómo conversaban entre los dos. Es que las drogas siempre han sido eso, puertas de la percepción, como dijo  Aldous Huxley. Por una persona que dice que las drogas son malas hay cien más inteligentes que dicen lo contrario.

En Uruguay se prohibirá nuevamente la  marihuana, ¿qué opina de eso?

La operación siempre fue rara. El que muchos aspiremos a que se legalice no significa que estemos de acuerdo con que se abra un monopolio estatal. Nunca me convenció. Pero vayamos al grano, existe un experimento que ha durado cien años, que ha sido castigar las drogas. Y el resultado de ese experimento no ha podido ser más malo. Al Capone es un bebé de pecho comparado con Pablo Escobar o los cárteles mexicanos. Lo que hay que hacer es bien simple: derogar la prohibición, recuperar el derecho previo a la prohibición.

Fuente

Otras entradas del Blog

semillaslowcost