Novedades

Adulteración de la Droga en España

blog web autocultivo mariguana marihuanas

Adulterantes, diluyentes, contaminantes, impurezas, subproductos químicos… el mercado negro de las drogas ilegales no se entendería sin el engorde de la mercancía. Ahí está, en gran parte, el beneficio real para la mayoría de eslabones en el tráfico ilícito de drogas. Aunque quedan muy lejanas las medias verdades, aquellas leyendas urbanas que hablaban del camello del barrio rascando cal de la pared para engañar al yonqui de turno que buscaba desesperado una papela de heroína; o del hachís adulterado con excrementos de perro o goma arábiga, lo cierto es que muy pocas instituciones se han preocupado por conocer la pureza y adulterantes de las drogas de abuso más consumidas.

(EFE) Las concentraciones medias el principio psicoactivo del hachís no superan el 10 por ciento.
Hace justo una década, en plena ebullición de las pastillas de éxtasis, cuando se empezaba a decir que comerte una ‘pirula’ –uno de los apodos callejeros del éxtasis– era una ruleta rusa porque nadie sabía lo que llevaban, el Instituto Nacional de Toxicología y la Agencia Antidroga de Madrid comprobaron que aquellas pastillitas de las fiestas de música electrónica, además de MDMA –principio activo del éxtasis–, contenían estimulantes como cafeína y anfetamina, alucinógenos como la feniletilamina, antipalúdicos como la quinina, azúcares como lactosa o sacarosa, vitaminas y hasta antituberculosos y sedantes.

Una década después, el psicólogo y experto en drogodependencias Eduardo Hidalgo Downing acaba de publicar el estudio más exhaustivo sobre la pureza y la adulteración de las drogas en España. ‘¿Sabes lo que te metes?’ (Ed. Amargord) analiza sustancia a sustancia sus componentes en las últimas dos décadas. No servirá de mucho para pedirle cuentas al camello pero sí para hacerse una idea de qué otras cosas se han estado metiendo los consumidores.

En el caso del cannabis (hachís y marihuana), los más alarmistas aseguraban que en los últimos tiempos la potencia del hachís había aumentado treinta veces cuando la realidad es que en toda Europa se fuma un costo paupérrimo, donde las concentraciones medias de tetrahidrocannabinoides (THC) –el principio psicoactivo– no superan el 10%. La moda del autocultivo (plantas en los balcones o mini plantaciones caseras) sí da lugar a una mayor pureza y a una ausencia de adulterantes. “En 2005, de las más de 6.000 muestras analizadas por el Instituto Nacional de Toxicología, sólo el 0.78% estaban adulteradas”, refleja Hidalgo.

utopia

Al igual que no había en las muestras testadas ni rastro de henna, goma arábiga, yema de huevo, aceite de pescado o de motor, pegamento, excremento de burro y demás lindezas imaginarias, sí es cierto que se detecta resina de colofonia (restos de pino y abeto). Según Hidalgo, “no saber la pureza y composición de las drogas provoca una auténtica indefensión respecto a los riesgos, provoca mitos infundados”.

En las muestras de hachís no había ni rastro de henna, goma arábiga, yema de huevo, aceite de pescado o de motor, pegamento, excremento de burro y demás lindezas imaginarias

Respecto a la cocaína que se vende en España, este experto en drogodependencias concluye que sí existe una coca de alta pureza. Hidalgo ha consultado más de 30.000 análisis de laboratorio y en muchas ocasiones las muestras superaban el 70% de pureza. “No quiere decir que sea lo común. El Observatorio Europeo de las Drogas estima que las muestras de 100 a 200 mg suelen tener una pureza del 40%. Ésta es la cocaína que se vende en la calle, el último eslabón de la cadena. Son traficantes que manejan pocas cantidades, donde no hay confianza con el cliente y no es de extrañar que este tipo de camellos trate de sacar el máximo provecho económico”, comenta Hidalgo.

semillaslowcost-movil

Como diluyentes se utilizarían sobre todo azúcares como la glucosa, manitol, lactosa y sacarosa, aunque en ocasiones aparecen el lactitol o el sorbitol. Para su adulteración, los narcos usan analgésicos como el paracetamol, anestésicos locales como la lidocaína, o estimulantes como la cafeína. “En contados casos hay presencia de impurezas y subproductos de síntesis como el etanol o la etil-glicerina”.

Normalmente, estas mismas sustancias y su proporción en las muestras resultan inocuas, aunque responsables antidroga como José Manuel Torrecilla, de Madrid Salud, aseguran que la presencia “tanto de lidocaína como de efedrina pueden encontrarse en proporciones tóxicas, especialmente si se trata de consumidores de bajo peso o si las dosis son altas o consumidas de forma muy seguida”.

El éxtasis, la otra gran droga recreativa, también rompe mitos. A excepción del final de los 90, las muestras analizadas confirman que la mayoría contiene metildioximetanfetamina (MDMA), el principio activo de esta sustancia. “Todos los estudios recientes –añade Hidalgo– desmienten la presencia en las pastillas de cianuro, matarratas y similares; y tampoco aparecen restos de LSD o heroína, como se ha dicho”.

En resumen, los narcos se cuidan mucho a la hora de cortar la droga, no suelen usar sustancias dañinas, pero sí las engordan con sustancias más o menos inocuas para aumentar sus beneficios. “El mercado ilícito tiene una desorbitada capacidad para introducir sorpresas agradables y desagradables. Es el caso de las legendarias pero reales partidas de heroína adulteradas con estricnina en los años 70 y 80; de las más recientes muestras de cocaína mezcladas con atropina, o de las en ocasiones letales pastillas, vendidas como éxtasis, que en realidad tenían una sustancia llamada PMA”.

Otras entradas del Blog

semillaslowcost